GEOCACHEANDO

Los alumnos-trabajadores del Taller de Empleo dedicamos parte de una jornada a practicar el geocaching en el paraje de la Estanca de Alcañiz. Con móvil en mano, y tras descargarnos una aplicación GPS, fuimos en busca de “tesoros” escondidos. La investigación y el seguimiento a las indicaciones, no exenta de diversión, nos llevó a tres de los tesoros de la ruta. No hubo tiempo para más, pero algunos nos quedamos con las ganas de descubrir los siete restantes por lo que, seguro, volveremos.

El geocaching es una actividad cada día más popular entre los amantes de un turismo diferente. Consiste en esconder objetos en el campo o la ciudad, apuntar las coordenadas geográficas y publicarlas en un sitio web o aplicación móvil para que otras personas puedan encontrarlas. Es una actividad que surge como una alternativa divertida para practicar el turismo activo y fomentar el turismo en lugares , de otro modo, pasarían desapercibidos. Los caché, u objetos escondidos, suelen guardar un libro de firmas para guardar constancia de nuestro paso. Algunos nos llevan al siguiente o nos dan una pista. Todos tienen en su interior algún recuerdo de quien los creó o de los que pasan por allí.

 

Uno de nuestros objetivos en el Taller de Empleo es conocer y explotar las potencialidades de la tierra en la que se halla el complejo Motorland. En busca de un turismo activo y sostenible, siempre pensando en la divulgación de lo que tenemos para visitantes y usuarios de la instalación, aprendimos un método muy de moda que puede atraer a todo tipo de visitantes, especialmente a los más pequeños.